Tuvo cáncer y su esposa lo engañó con su mejor amigo. Este es “el tipo más desafortunado del mundo”

Anuncios Patrocinados

Oliver Pugh se autoproclamó como el hombre con la peor suerte del mundo . Y si no lo es, quizá está entre los 10 primeros porque  todas...


Oliver Pugh se autoproclamó como el hombre con la peor suerte del mundo. Y si no lo es, quizá está entre los 10 primeros porque todas las cosas que le han tocado enfrentar a su corta edad no se las desearía ni a mi peor enemigo. El tipo de 26 años ha sufrido varías enfermedades, accidentes e incluso fue víctima de una infidelidad luego que su esposa tuviera un romance con su mejor amigo.

Los problemas de Pugh comenzaron en 2012, cuando fue al médico por un dolor de cadera que resultó ser cáncer. Tras el diagnóstico, tuvo que someterse a tres operaciones diferentes para extirpar el tumor ya que los cirujanos fallaron antes de detener su crecimiento. Posteriormente esto hizo que contrajera una meningitis luego que su columna vertebral se infectó.

3676AAB400000578-0-image-a-85_1469103099877 2

3676AAB400000578-0-image-a-85_1469103099877 2
SWNS

Ese mismo año perdió la mitad de su dedo pulgar en un accidente industrial y se contagió de un virus SARM luego que su herida se infectó.

SWNS

SWNS
SWNS

Tres años después, su matrimonió, del que habían nacido dos hijos, se terminó luego que su mujer tuviera un romance con su mejor amigo y padrino de su boda (el que está de pie en la foto).

matri 2

matri 2
SWNS

Según relata Pugh al Daily Mail su amigo Joe estaba pasando por un mal momento anímico y necesitaba compañía.

“Yo estaba tomando medicamentos en ese tiempo y no podía conducir así que Grace quiso ir y fue tomarse unos tragos con él en su casa. Desde ahí en adelante me decía que salía a ver a su hermana o amigas. Nunca estaba en casa”.

Preocupado por su esposa Pugh decidió usar la aplicación Find My Iphone para saber donde estaba su esposa y descubrió que estaba en la casa de Joe.

“Incluso ahí pensé que había salido y se había emborrachado pero cuando volvió a casa le pregunté donde estaba y siguió mintiéndome. Le dije que sabía que ella había estado donde Joe. Ella comenzó a llorar y me dijo lo que había sucedido. Fui rápidamente a darme una vuelta a la casa de Joe y lo encontré con una sobredosis. Llamé a una ambulancia y le dije que si iba a continuar con mi esposa, entonces debía mantenerse alejado de mis hijos”.

Después de nueve meses lograron recomponer su amistad y limaron las asperezas. Tenían una amistad de más de 20 años y Pugh lo perdonó. Pero la vida le tenía más sorpresas…

Durante esos tiempos estaba conduciendo y de pronto sintió un gran dolor en el pecho. Era un ataque cardiaco. Pugh pensó que esta vez se iba a morir. Su cuerpo se sacudía y sentía que se le desgarraba el corazón. Alcanzó a detenerse a un costado del camino. Luego logró llamar a una ambulancia.

Estuvo una semana en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital y los doctores le dijeron que su problema se debió debido a todo el estrés que estaba pasando, enfermedad que se conoce como el “Síndrome del corazón roto”. “Afortunadamente era tan joven que no me dejó daños“, dijo.

Pero el mal lo siguió persiguiendo. El tumor de su espalda volvió y la presión que le estaba generando hizo que perdiera la movilidad en su piernas. Estaba tan débil que debía usar una silla de ruedas. Los doctores no sabían que hacer.

operation 2
operation 2

“Tuve que enfrentar el hecho de perder mis piernas y los doctores con el hecho de matar o curar”.

Los doctores le dijeron que intentarían quitar nuevamente todo el tumor pero que sería la última vez que lo operarían. Temían que mientras sacaban el tumor podrían dañar su espina dorsal permanentemente. Pugh volvió a entrar al quirófano en enero de 2016 y los resultados fueron muy positivos. Un día después de la operación desafió a los doctores y se puso de pie por sí solo. Incluso logró vestirse sin ayuda.

Su recuperación no tardó en llegar. Y las cosas le han ido mejor. Abrió un bar, a pesar de que jamás había servido una pinta de cerveza, y por ahora dice que el negocio ha marchado bien. También encontró una nueva pareja.

PAY-Oliver-Pugh 2
PAY-Oliver-Pugh 2
“Cuando uno piensa que se va a morir no tienes tiempo para cuestionarte las cosas, no tienes nada que perder”.

Pugh fue campeón de Kung Fu británico y europeo pero desde el tumor que no ha podido volver a practicar este deporte. A pesar de esto confiesa al Huffington Post que espera poder volver a hacerlo en los próximos meses.

Viéndolo desde otro punto de vista quizás pueda ser una persona muy afortunada, pues a pesar de todo los problemas que ha enfrentado ha seguido de pie.
¿Qué opinas al respecto?

Related

Sorprendente 3548057211076656103

Mas visto

item