La verdades que todo niño y adolescente debe saber

Anuncios Patrocinados

La escuela puede ser la muerte para muchos. La presión social a pertenecer a grupitos cada vez más cerrados, la presión académica, los ...



La escuela puede ser la muerte para muchos. La presión social a pertenecer a grupitos cada vez más cerrados, la presión académica, los deportes, las espinillas, si eres niña empezar a desarrollarte antes que las demás, ese bigotito tan feo que les empieza a salir a los niños… Es una época, pues, digamos que rara.
Como padres no podemos hacer mucho, sólo hacer niños fuertes con una autoestima sana para que no la pasen tan mal.

Te compartimos algunas verdades que tus niños y muchachos deben de saber.
Verdad 10: Los momentos vergonzosos de hoy se convertirán en tus mejores y más chistosas memorias mañana. Mantén un buen sentido del humor. Si tus frenos de los dientes juntan comida, si te sacaron la muela y llegas todo inflamado. Si te pusiste todo rojo cuando pasó tu “crush” y dijiste alguna babosada. Todo eso lo recordarás con gusto después, te lo prometo. Mi vergüenza mayor fue en un viaje escolar, pasamos toda la noche en un autobús rumbo a otra ciudad, y en la mañana me dieron ganas de ir al baño, y fui, justo cuando el camión pasaba por un bordo que hizo que se abriera la puerta para ver sentado a mi entrenador de atletismo con el niño más “cool” del colegio y ellos verme a mí sentada en el baño. Sí, ahora me da risa, en ese momento me quise morir. Requiere tiempo, pero a medida que recobras tu confianza, esos momentos vergonzosos se vuelven divertidos. En algún momento ya no tendrás granitos, ni dientes chuecos, ni barba incompleta si eres niño. Enfócate en la meta final, esto es sólo una fase.
Verdad 9: No quieres ser el más popular en primaria. Seguramente ni en secundaria ni en bachiller. La meta más tonta que puedes ponerte es la popularidad. Ésta te orilla a hacer cosas que terminarán destruyéndote para poder agradar a todos y ser el centro de atención. Normalmente los niños populares no terminan bien ya que para lograr estar en boca de todos tienen conductas de riesgo, fuman, toman, delinquen… El niño popular de mi escuela, que ahora tiene casi 40 años, sigue exactamente igual que hace 25años. Una persona exitosa de verdad se mejora con el tiempo, madura a buen paso, pero cuando buscas hacer cosas “de grandes” antes de tiempo dejas de madurar y mejorar ya que estás enfocado en tu satisfacción instantánea. Toma buenas decisiones para tener un futuro brillante, no un presente de superestrella.
Verdad 8: La tecnología te da todas las facilidades del mundo para echar a perder relaciones y reputaciones. Vivimos en una época de satisfacción instantánea, todo es rápido y fugaz, todo se comparte con el mundo en plataformas, aunque no deberíamos. El Facebook, que quizá no sea tu plataforma favorita, es la causa número 1 de que terminen relaciones. Hay que aprender a usar las redes pensando en las repercusiones, no utilizarlas impulsivamente ya que en segundos podemos crear malos entendidos o problemas serios. Piensa dos veces antes de picarle “send” a cualquier texto, antes de subir cualquier foto. A quien sea. Usa el Internet para hacer sentir bien a las personas, no como un basurero. Si tienes problemas con alguien, márcale,  no le mandes texto.
Verdad 7: Rodearte de gente buena es indispensable. Hay un dicho muy común que reza “dime con quién andas y te diré quién eres”. Seguro ya lo has escuchado antes. Terminamos pareciéndonos a la gente con la que nos relacionamos más. Sí, estamos llamados a amar parejo a todos, pero no todos merecen estar en nuestro círculo más cercano. Sabes perfectamente qué relaciones te hacen bien y cuáles no. Hay gente que te quiere bien, y otros solo quieren algo de ti. Hay veces que no querrás creer que ese chavo que te cae tan bien y se porta súper lindo contigo trae todo un problema detrás. Para eso están los papás, ellos pueden oler esas cosas. Los buenos amigos siempre te levantarán cuando te tropieces con una mala amistad y no comprometerán nunca tu seguridad y bienestar.
Verdad 6: Lo que te hace diferente es lo que te hace magnífico. La escuela primaria y secundaria se trata casi siempre de ser del montón, de parecerse. Lo veo en las modas, todos traen los mismos tenis, visten del mismo tipo, hablan igual, caminan igual, juegan a las mismas cosas. De eso se trata, supongo. Pero cada persona es individual, y mientras eres niño tienes toda la posibilidad de explorar hasta que te encuentres, hasta decir “este soy yo”, “así me gusta ser” y no tiene nada de malo ser diferente. ¡Al contrario! En un lugar donde todos son iguales, algo distinto es refrescante. No podrás hacer la diferencia en el mundo si no eres diferente. ¿Lo habías pensado? Atrévete a ser tú mismo, explora tus talentos, intenta muchas cosas hasta que encuentres lo que más te gusta y lo que haces mejor que cualquiera.
Verdad 5: Está bien si no tienes tu vida planeada o no has encontrado “lo tuyo”.Hay gente que desde muy chicos saben lo que quieren y dicen “esto es lo mío”. Pero la mayoría no. Y, permíteme decirte, está mucho mejor así. Eso te permitirá explorar con muchas cosas en tu búsqueda, te hará incansable y sabrás muchas más cosas ya que no estarás encasillado en una sola. Hay veces que pensarás que ya la encontraste pero eso te llevará a otra cosa que quizá te guste más o en la que seas mejor. Tienes muchísimo tiempo para descubrir qué quieres. Lo único que tienes que hacer es pintar un camino positivo y constructivo para cuando la encuentres estés listo para darle para adelante.
Verdad 4: Tu uniforme no es tu identidad. Está muy bien pertenecer al equipo de futbol, o a las porristas o al equipo de gimnasia y seguro estás orgulloso de eso, pero no te define. Tú no eres sólo futbol, o sólo danza o atletismo. Las etiquetas, sean cuales sean terminan definiéndonos un momento de nuestra vida, si no es que por siempre. La ropa que usas no dice nada de quién eres. De un día para otro puedes perder un talento o habilidad, puedes salir del equipo, puedes perder tu ropa o tus relaciones o tu cuenta de Instagram. Tu valor no reside ahí, está en tu identidad, en tus cimientos fuertes, aun cuando todo lo demás se vaya.
Verdad 3: Los halagos pueden destantearte. Puedes cometer una atrocidad y la gente aplaudirá. No te confíes. Las redes sociales son tontas. Desgraciadamente ahí sí la popularidad es medible en “likes” y “shares”. No hay nada que pague lo que vale tu paz y tu seguridad. Sabes muy bien cuando estás haciendo lo correcto. Si dudas en hacer algo, pero sabes que te traerá recompensas, no lo hagas. No necesitas reconocimiento. Más vale tu tranquilidad y el bienestar de todos.
Verdad 2: Ten cuidado a quién le haces caso. Hay una diferencia grande entre la crítica constructiva y la que te limita. Desgraciadamente no todos quieren lo mejor para ti, no todos te quieren ver triunfar. Pero hay mucha gente que te quiere bien y te dirá las cosas que necesitas escuchar. Fíjate de quién vienen los comentarios. Pregúntate si es una persona de fiar, si es respetable, si practica lo que predica y si es alguien al que tú te quisieras parecer realmente. Hay gente que no quiere reconocer tus talentos o potencial y hay otros que te ayudarán hasta que logres tus metas. No hagas de las malas opiniones tu voz interior, no dejes que minen tu determinación y tu confianza. Haz siempre lo que consideres en tu corazón que es correcto.
Verdad 1: Eres maravilloso. De verdad lo eres. Aunque pienses a veces que no, aunque creas que los otros no lo ven. Aunque tengas una lonjita, o granitos, o no seas bueno para el deporte o arte que te gusta. Si le echas suficientes ganas, lograrás ser bueno en lo que te propongas. Un día verás hacia atrás y te darás cuenta de que tengo razón.

Related

Noticias 3171048127316211024

Mas visto

item